portada numero 61 diabetesfede

DiabetesFEDE 61

Los campamentos de verano para niños con diabetes son los protagonistas de la edición 61 de la revista DiabetesFEDE. Además, incluye otros artículos de interés sobre retinopatía diabética y la salud pulmonar, entre otros muchos temas. Consulta, a continuación, algunos de sus reportajes destacados

Más de 50 años de campamentos de diabetes en España

Francisco Pérez Labajos, de la Asociación de Diabéticos del Principado de Asturias, Asdipas, ha elaborado un exhaustivo informe sobre los más de 50 años de los campamentos de diabetes para niños y adolescentes en España. El documento, titulado ‘52 años de colonias para niños con diabetes en España’, se presentó en la Asamblea de FEDE celebrada el pasado 30 marzo, y se divulgó al público el pasado 27 de abril, en el evento ‘Diabetes en directo’, organizado en Sevilla con motivo del Congreso de la SED.

Este trabajo de investigación se ha realizado a partir de encuestas a todas las asociaciones y federaciones que organizan colonias para niños con la patología en nuestro país. El informe, que censa 29 campamentos, ofrece propuestas de trabajo (ver pieza aparte en este mismo artículo) para mejorar la experiencia y los resultados de uno de los mejores formatos de aprendizaje para los más pequeños.

Los campamentos, de hecho, ocupan un lugar privilegiado en la historia del asociacionismo en diabetes en España, ya que el impulso de
las primeras colonias animó a su vez a la creación de las primeras asociaciones. Con perspectiva histórica, este trabajo de investigación estima que más de 35.000 niños han acudido a estas citas para encontrarse con la naturaleza, con diabetes y con médicos, profesionales de la enfermería, educadores y monitores.

El pistoletazo de salida se dio en 1966, cuando se organizó el primer campamento de diabetes con el impulso, entre otros, del doctor Francisco José Díaz Cadórniga. “El doctor”, explica Pérez Labajos, “fue jefe de Endocrinología del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, de Oviedo”. El autor del informe y el doctor Díaz Cadórniga colaboraron durante muchos años en el desarrollo y mejora de las colonias. Díaz Cadórniga, a su vez, fue uno de los impulsores del asociacionismo en diabetes en Asturias.

Los campamentos, un revulsivo para una situación complicada. Hace seis décadas, el debut en edad infantil acarreaba peligros. Los pacientes no podían analizar su glucosa en casa, y las insulinas no eran ni mucho menos tan fiables como ahora. Los escolares con diabetes faltaban mucho a clase por culpa de un mal control. En ese escenario, los campamentos de diabetes surgieron como un revulsivo.

“Antes de los años 80”, argumenta Francisco Pérez Labajos a DiabetesFEDE, “el manejo de la diabetes por las familias era complicado”. “Con los campamentos, se enseñaban muchas cuestiones prácticas –aprender a comer, a pesar los alimentos, a incorporar el ejercicio físico a su vida…– y se les daba a aquellos niños una base sobre la que crecer como personas autosuficientes”.

Conclusiones

  • Los campamentos son la primera actividad educativa estructurada
    con un colectivo de personas con diabetes tipo 1.
  • Fue el germen del nacimiento de las asociaciones.
  • Permite la convivencia con otros niños con la misma patología.
  • Muchos niños sienten que son únicos.
  • Facilita la transición entre el cuidado de los padres y familiares
    más cercanos al propio niño con diabetes, lo que va a permitir su
    autonomía.
  • A los padres les libera durante esos días del cuidado de sus hijos.

Grasa abdominal ¿Cómo eliminarla?

La obesidad es un factor de riesgo de diabetes y de problemas cardiovasculares. Y la expresión de esa obesidad en la forma de grasa abdominal es la ‘garantía’ de tener aún más números para desarrollar este tipo de dolencias. Según un estudio publicado en 2014 en ‘Journal of the American College of Cardiology’, las personas con grasa alrededor de su zona abdominal tienen mayor riesgo de desarrollar hipertensión en comparación con aquellas personas con índice de masa corporal (IMC) similar, pero con concentraciones de grasa en otras partes del cuerpo.

Por esta razón es crucial mantener bajo control la grasa que se nos acumula alrededor del abdomen. Además de prevenir problemas de salud –a los ya mencionados, podemos añadir el cáncer de pecho y colorectal–, te vas a encontrar mejor y vas a lucir mejor.

Perder peso es todo un reto, que resulta más difícil para unas personas que para otras. Si tienes que perder muchos kilos, debes poner la mirada en el largo plazo. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que cada persona es diferente, que lo que funciona para una persona no tiene por qué ser la mejor opción para otra. Desafortunadamente, las soluciones mágicas no existen y, si existiesen, ya habrías oído hablar de ellas a estas alturas.

Si bien es tentador recurrir a medidas drásticas como, por ejemplo, la liposucción, algunos de estos métodos son muy costosos y no son efectivos a la hora de perder grasa visceral (la grasa que se almacena en el abdomen). He aquí algunos consejos para deshacerte de la grasa de la barriga.

Muévete.

Tienes que mantener un estilo de vida activo. Ten presente que, para mucha gente, hacer ejercicio no lleva a una pérdida de peso (ese esfuerzo no se refleja a la hora de subirse a la báscula), pero sí que contribuye a reducir la grasa visceral. ¿Cómo es que se suprime grasa del abdomen, si el peso del organismo se mantiene constante? Piensa que, al hacer deporte, conseguimos dos cosas: eliminar grasas y, por otro lado, fortalecer los músculos. El peso que pierdes con la pérdida de grasas, lo puedes ganar por otro lado, de una manera saludable, con unos músculos más fuertes y sanos.

Un estudio de la Duke University, en Estados Unidos, mostró que los hombres y mujeres que no hicieron ejercicio durante seis meses, aumentaron la grasa visceral en un 9%. En cambio, aquellos que hicieron actividad física de forma regular, disminuyeron esa grasa en un 7%. Otros estudios apuntan que unas dosis moderadas de ejercicio físico cada semana (una hora y media de ejercicio aeróbico o de resistencia) evitan volver a acumular grasa abdominal.

La mejor manera de ser una persona activa es incorporando la actividad física a tu rutina diaria y semanal. La idea es hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayor parte de días de la semana. Y también se trata de aprovechar las oportunidades que tu día te ofrece en su decurso: ir a trabajar caminando (si la distancia es asequible), hacer la compra y otros recados a pie, caminar de arriba a abajo cuando hablas por el móvil, y subir las escaleras de parkings y edificios, por poner unos ejemplos.

Haz ejercicio aeróbico (caminar, ir en bici, bailar) y, si es posible, haz también actividad de resistencia (con pesas y máquinas). También es bueno hacer abdominales, un ejercicio que fortalecerá los músculos abdominales, pero que no reducirá la grasa visceral.

Erradica (lo máximo posible) las grasas saturadas y trans.

Reducir a la mínima expresión el consumo de este tipo de grasas puede contribuir a reducir tu colesterol malo y tu grasa visceral. Algunos estudios indican que la grasa trans, en concreto, es un poderoso detonante de toda esa grasa que se concentra en la cintura. En general, hay que reducir el consumo de grasas al mínimo. Ten en cuenta que si obtienes el 30% de tus calorías diarias a partir de grasas, acabarás con un perímetro abdominal excesivo.

Come más fibra soluble

La fibra soluble está presente en frutas, verduras, legumbres, avena y cebada, entre otros alimentos. La fibra soluble captura el agua y forma una solución viscosa en el intestino, lo que ralentiza la digestión y recubre la pared intestinal de una capa gruesa. Entre otros beneficios, disminuye los niveles de colesterol en sangre; provoca saciedad y retrasa la absorción de la glucosa, reduciendo el pico glucémico que se produce después de las comidas.

Apuesta por el grano entero

Un estudio de la estadounidense Tufts University determinó, a partir de datos de 2.800 personas, que una dieta que incluya el grano entero (arroz, pan integral…) se asocia a menos grasa subcutánea y visceral, en comparación con una dieta con más productos de grano refinado.

Di adiós al azúcar

Las bebidas con mucho azúcar, como las carbonatadas, no solo disparan los niveles de glucosa en sangre, sino que también aumentan la grasa abdominal. Así que, consume más agua y el café y el té, tómalos sin azúcar.

¿Has probado el té verde?

Muchos estudios aseguran que beber té verde ayuda a mantener estilizada la cintura. Es sabido que esta infusión contiene sustancias que promueven la eliminación de grasas.

¿Aún fumas?

Tienes diabetes y, aún así, ¿todavía fumas? El tabaco es muy nocivo para el conjunto de la población. Pero, para las personas con diabetes, es una auténtica bomba de relojería. Además de cáncer de pulmón y problemas del corazón y respiratorios, los cigarros provocan un incremento de la grasa abdominal y causan resistencia a la insulina.

Duerme más de seis horas y no más de ocho

Hay varios estudios que apuntalan la certeza de que, a más horas de sueño, menos grasa visceral se acumula. Algunas investigaciones señalan que lo ideal es dormir entre seis y ocho horas (demasiadas horas de sueño tampoco es bueno para reducir la grasa del abdomen).

Ante todo, mucha calma

Podría ser que los altos niveles de la hormona del estrés, el cortisol, podrían desplazar grasa de las áreas subcutáneas a la zona abdominal. Por tanto, tómate las cosas con calma. Relájate.

A bailar

¿Necesitas una nueva rutina de actividad física, pero te da pereza apuntarte a un gimnasio? ¿Te aburre salir a correr (a hacer ‘running’, que es como se dice ahora) y te hace poca gracia hacer un deporte de equipo? Si es así, no vas a poder decir que no a otra alternativa de ejercicio físico: el baile.

Cuando bailas al ritmo de tus canciones preferidas, en casa, en una discoteca, en una sala de baile, o en una academia de sevillanas, o de estilos de bailes de moda como jazz o hip hop, estás moviéndote, estás ejercitando cada músculo. Y cuando haces eso, te pones más en forma, mantienes tu peso a raya y llevas mejor la gestión de tus niveles de glucosa. Además, bailar es una actividad, como los deportes de equipo, que ayuda a la socialización, un factor clave para sentirte más arropado en el día a día con tu diabetes. Por tanto, si te gusta la música y te sientes la persona más feliz del mundo expresándote con una coreografía sobre la pista o sobre el parquet de tu hogar, lo tuyo es el baile. ¡A bailar!

Beneficios para la salud

Bailes con una pareja, en una academia o en tu dormitorio, moverte al ritmo de la música tiene indudables beneficios para tu salud. Cualquier tipo de baile –insistimos, cualquiera– ayuda a reducir la resistencia a la insulina y a mejorar la gestión de la glucosa. Además, el baile levanta el ánimo y te proporciona una energía vital adicional. Los beneficios van mucho más allá de la mejora del autocuidado de la diabetes. El baile es un arma contra el sobrepeso, y es muy eficaz para fortalecer los músculos y aumentar la densidad de los huesos. El apunte que hacemos sobre los huesos es importante, porque tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 se asocian con un mayor riesgo de osteoporosis y de fracturas. Un estudio publicado en Nutrición Hospitalaria concluyó que la actividad física basada en actividades rítmicas y coreográficas, puede prevenir la pérdida ósea en personas con sobrepeso.

Una mente más sana

Salir a la pista de baile aporta más vigor al cuerpo, y también a la mente. Un reciente estudio descubrió que las personas mayores con
ciertos problemas cognitivos, podían retrasar ese declive y podían mejorar el funcionamiento de su mente gracias a los bailes de salón. La capacidad de comunicarse con otros mejora enormemente al trabajar con diferentes parejas de baile, al sentirte parte de un grupo y al experimentar las emociones positivas y empoderadoras del baile. La dimensión social del baile es importantísima, sobre todo cuando se baila con una pareja.

A diferencia de, por poner un ejemplo, jugar a tenis con una pareja de dobles, bailar con otra persona incorpora unos componentes sociales, emocionales y lúdicos distintivos. Se trata de unas características que hacen que percibas las clases de baile más como un evento social y de ocio, que como una sacrificada actividad física. Esa percepción, dicen los expertos, facilita que seas fiel a las clases de baile –tan buenas para tu diabetes, para tu ánimo y para tu cabeza– en el largo plazo.

Puedes bailar a cualquier edad y sea cual sea tu preparación física

Cualquiera puede emprender movimientos al ritmo de música disco, de salsa o clásica. No hay excusas para evitar la pista de baile. ¿Demasiado viejo o vieja? Nunca. ¿En mal estado físico? Tampoco es excusa, porque incluso las personas con problemas de articulaciones,
pueden hacer aquadance en sesiones dirigidas en una piscina. El baile es una de las mejores formas de ejercicio físico, porque no eres consciente de que estás haciendo ejercicio físico. Así de sencillo. No se trata de correr kilómetros ni de levantar pesas. Se trata de dejarse atrapar por la música, y de expresarse a su ritmo. La idea es pasar un buen rato, intentando seguir todos los pasos, disfrutando de la vida durante cada minuto en que movemos brazos, caderas y pies. Seguro que has visto algún programa de baile en televisión, en el que los concursantes son capaces de seguir dificilísimas coreografías. No te dejes intimidar. Hay pasos, movimientos y coreografías asequibles para todo el mundo. Seguir una rutina en un gimnasio sí que puede intimidar. Bailar al son de la música nunca te va a asustar, porque cualquier
persona encontrará el estilo y la rutina con la que sentirte cómoda. ¡No te obsesiones con los pasos! Poco a poco, los irás aprendiendo.
Cada uno, a su ritmo. Sin presión.

Historias de superación

En esta revista, hemos publicado muchas historias de superación a través del deporte: bicicleta, natación, caminatas, running, pesas o disciplinas de atletismo. Pues bien, gracias al baile, muchas personas con diabetes también han logrado su mejor versión frente a la enfermedad. Sobre la pista, muchas personas se han quitado kilos de encima y han mejorado el manejo de su glucosa en sangre. Si las
clases de baile te han ayudado a mejorar la gestión de la diabetes, te invitamos a ponerte en contacto con la revista y a compartir tu
testimonio.

¿Cómo empezar?

¿Te hemos convencido? Ahora se trata de dar el primer paso, y nunca mejor dicho. Si nunca has bailado antes y no sabes qué estilo probar, una buena idea es pensar qué tipo de música es el que estimula tu corazón, tu intelecto y tus músculos. ¿Qué tipo de canciones llevas en el iPod o pones en el coche? Hay personas que preferirán hacer unas primeras clases en solitario con un profesor, antes de pasar a un grupo. Sea como sea, es recomendable apuntarse a clases de baile.

Ojo con las comidas antes y después de la coreografía

Hay que vigilar la alimentación. Comer demasiado poco antes de la sesión de baile, o no comer lo suficiente después, te exponen a hipoglucemias. Por otro lado, si tienes demasiado apetito después de la clase, hay riesgo de que tus niveles de glucosa se disparen. No
sobra decir que, especialmente durante las primeras sesiones, debes estar muy encima de tus niveles de glucosa

 

Suscripción

Suscríbete a DiabetesFEDE a través del siguiente formulario. Para realizar alguna consulta sobre la suscripción, escribe a suscripciones@diabetesfede.com o llame al 91 440 12 47.







Acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad. Y deseo suscribirme a los próximos números de Revistadiabetes, por 2,5€ bimensual (15€/anuales).

1. Responsable: Federación Española de Diabetes. Ver más
2. Finalidad: Gestión de las suscripciones realizadas a través del formulario de la web. Ver más
3. Legitimación: Consentimiento del interesado. Ver más
4. Destinatarios: Se comunican datos a terceros si son imprescindibles para llevar a cabo las finalidades descritas en la política de privacidad. Ver más
5. Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en el Aviso Legal y la Política de Privacidad. Ver más
6. Más información sobre Protección de datos. Ver más

Publicidad

Descargue el folleto con las tarifas de publicidad para nuestra publicación.

Buzón del lector

Buzon del Lector; Si desea hacernos alguna sugerencia, contactar con nosotros referente a nuestra publicación no dude en ponerse en contacto con nosotros, o bien realizar sus consultas las leeremos, y responderemos las que sean de mayor interes general en la siguiente publicación.



Acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.