portada numero 60

DiabetesFEDE 60

SUSCRIPCIONES
Para recibir información y suscribirse a la revista Diabetesfede póngase en contacto con: suscripciones@diabetesfede.com o al teléfono 91 440 12 47. Suscripción anual 6 revistas: 15€ (consultar tarifa especial para asociaciones)

Elecciones 2019: Las demandas de FEDE a los partidos políticos.

En su cometido de defender los derechos de las personas con diabetes en España, la Federación Española de Diabetes (FEDE) prevé una ronda de reuniones con los principales partidos políticos para presentarles las prioridades y las peticiones del colectivo al que representa (recordemos que unos seis millones de personas tienen diabetes en nuestro país). FEDE solicita a los partidos políticos que estas reclamaciones, un total de 10, sean incorporadas en los programas de las próximas convocatorias electorales, en abril y mayo, a nivel nacional, autonómico y local.

El presidente de FEDE, Andoni Lorenzo, ha declarado que “si bien es cierto que la situación política actual es compleja, seguimos manteniendo el contacto con todas las fuerzas políticas para continuar con nuestra labor, de largo recorrido, de trasladarles la importancia de que se dé respuesta a las necesidades de las personas con diabetes de España. Y aunque se han experimentado mejoras en los últimos meses, siguen persistiendo ámbitos en los que aún nuestros representantes públicos deben pronunciarse y actuar”.

Las principales demandas que FEDE presentará a los partidos políticos están plasmadas en la I Declaración de Derechos de las Personas con Diabetes en España, aprobada en el I Congreso Nacional de FEDE. Su primer
apartado subraya la necesidad de impulsar y mejorar la educación y la formación diabetológica que reciben las personas con diabetes en España. Sin esta herramienta, de gran utilidad para la gestión de la patología, la calidad
de vida del colectivo está en riesgo. Por ello se debe mejorar la actual tasa de formación, tanto para las personas con diabetes como para sus familiares. La actual tasa de formación se sitúa en un 40%, según el estudio DAWN 2 (2015).

La segunda prioridad presentada por FEDE a los partidos es impulsar y apoyar la investigación y el acceso real de las personas con diabetes a nuevos tratamientos e innovaciones, que hayan demostrado su eficacia en el control de la patología. Desde FEDE se pide una mayor apuesta por estas innovaciones, y que beneficien a todas las personas con diabetes y no solo a colectivos concretos y limitados de pacientes. En este sentido, Lorenzo ha expresado que “se trata de ir dando pasos para que los seis millones de personas que viven en nuestro país con diabetes puedan tener
un presente y futuro mejor, con mejores condiciones en su día a día, independientemente de cuál sea su lugar de residencia, edad o tipo de diabetes”

El documento que FEDE traslada a los partidos reafirma la necesidad de mejorar el acceso a materiales y servicios de calidad (tiras reactivas, glucómetros, material de inyección, etc.) para todas las personas con diabetes. La federación remarca que es importante que se consulte con los representantes de pacientes. Así, las asociaciones deben estar presentes en las comisiones de valoración del material para el control de la diabetes, para que no solo prime el criterio económico en los procesos de selección y adjudicación del mismo, sino también los relacionados con
los de calidad de vida.

Las prioridades que FEDE abordará en las reuniones con los distintos representantes políticos pueden consultarse de manera íntegra en la web de FEDE.

10 prioridades

  1. Educación y formación diabetológica.
  2. Acceso e inversión en investigación y nuevas tecnologías.
  3. Acceso a material y servicio de calidad.
  4. Normalización del niño en la escuela.
  5. Equidad Nacional de la Asistencia Sanitaria.
  6. Igualdad a nivel laboral y social
  7. Concienciación y prevención.
  8. Acceso a la información.
  9. Sistema Nacional de Salud centrado en la cronicidad.
  10. Participación en la toma de decisiones.

Diabetes y estrés

El estrés es uno de los factores que más contribuyen al empeoramiento de una amplia variedad de enfermedades, entre las que se cuentan los problemas de corazón, accidentes cerebrovasculares, el cáncer y, también, la diabetes. ¿Preparados para tomaros las cosas con más calma? En este artículo os damos las claves.

El estrés es uno de los factores que más contribuye al empeoramiento de una amplia variedad de enfermedades, entre las que se cuentan los problemas de corazón, accidentes cerebrovasculares, el cáncer y, también, la diabetes.

consejos sobre como combatir el estres¿Cómo afecta el estrés a los niveles de glucosa en sangre?

Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA, en sus siglas en inglés), el estrés crónico puede elevar los niveles de glucosa. El estrés mental en particular puede afectar al organismo más que el estrés físico. Y eso pasa probablemente porque el cuerpo percibe el estrés como una situación extrema de “huir o luchar” frente a un peligro, y responde produciendo hormonas del estrés para prepararse para la batalla.

Las personas que sufren estrés mental son más propensas a realizar malas decisiones de salud: mala alimentación, abusos de sustancias, falta de sueño y escaso autocuidado. Mientras que todos estos factores pueden sin duda perjudicar la gestión de la glucosa en sangre, la excesiva producción de hormonas del estrés (por un estrés mental que se arrastra desde hace mucho tiempo) puede elevar los niveles de glucosa.

Métodos que ayudan a manejar el estrés cuando se tiene diabetes

La actividad física puede ayudar a aliviar el estrés y a reducir la presión sanguínea, y además libera endorfinas, que son sustancias que hacen que nos sintamos bien. Si hacemos caso a la Asociación Americana de Psicología, los efectos positivos y de reducción del estrés del ejercicio, pueden durar varias horas después de habernos puesto a sudar.

Muchos estudios apuntan que practicar la meditación y el mindfulness (lo podemos traducir como conciencia plena, un concepto procedente de la cultura budista) echa una mano a la hora de disminuir el estrés. Unas buenas risas, tomarse las cosas con sentido del humor, pueden mejorar nuestro estado de ánimo y aliviar tensión. Por otro lado, realizar actividades sociales con valor para nosotros, nos puede facilitar conseguir más bienestar y rebajar el estrés.

¿Qué nutrientes vitales pueden ayudar para manejar el estrés?

Las vitaminas B ayudan a mantener un sistema nervioso saludable. Por el contrario, los déficits en estas vitaminas pueden hacer que nos sintamos cansados, deprimidos y con una sensación general de irritabilidad. El magnesio es básico para más de 300 funciones biológicas en el organismo. Pero resulta que el 70% de la población mundial carece de suficiente magnesio. A destacar también que el magnesio contribuye a relajar los músculos, a regular los latidos del corazón y a conseguir un sueño satisfactorio. La vitamina C también es un nutriente clave, ya que el estrés agota las reservas corporales que tenemos, lo que hace que seamos más proclives a enfermar.

¿Qué efectos a largo plazo tiene el estrés en la diabetes?

El estrés crónico incrementa el riesgo de muchas enfermedades, porque afecta a muchos órganos y a la salud en general. Además de los síntomas de orden psicológico, el estrés crónico reduce el recuento de espermatozoides en los hombres y provoca irregularidad menstrual en las mujeres. El estrés puede empeorar problemas de salud que ya se tengan, como la diabetes y la enfermedad de tiroides, y también puede aumentar el riesgo de desarrollar esas
patologías si la persona aún no las presenta.

Como el estrés estimula la liberación de hormonas básicas para afrontar el peligro (para “huir o luchar”) como la epinefrina, resulta que niveles altos de estas hormonas pueden estresar el corazón y las vías circulatorias. El resultado puede ser problemas cardiovasculares.

Síntomas del estrés

El estrés se puede manifestar de muchas maneras, con síntomas menos habituales como el rechineo de dientes, problemas estomacales (nauseas, vómitos, diarreas, etc) y dificultades con la memoria. Algunas personas con estrés
pueden sudar en exceso.

Consejos para reducir el estrés

La Asociación Americana de Diabetes hace algunas propuestas:

Hacer cambios
Es posible eliminar algunas fuentes de estrés en la vida. Si el trabajo nos amarga la vida, sería una buena idea cambiar de función en la empresa (podemos hablar con nuestro jefe sobre cómo mejorar las cosas) o, incluso, cambiar de trabajo. Si estamos enemistados con un amigo o pariente, podemos dar el paso inicial para reconciliarnos.

También hay otras maneras de combatir el estrés: iniciar un régimen de ejercicio o unirse a un equipo o grupo que practique deporte; seguir lecciones de baile; adoptar un pasatiempo o aprender a hacer alguna manualidad; ofrecerse de voluntario en un hospital u organización benéfica.

Maneras de afrontar el estrés
Otro elemento que tiene un efecto en la respuesta de las personas al estrés es la manera en que afrontan este problema. Por ejemplo, la reacción de ciertas personas es tratar de resolver el problema. Otras personas, tratan de aceptar el problema. Se convencen de que “este problema en realidad no es tan malo”. Estos dos métodos de hacerle frente al estrés suelen surtir efecto. En las personas que los usan, el nivel de glucosa en la sangre tiende a elevarse menos por culpa del estrés mental.

Aprender a relajarse

Para algunas personas con diabetes, parece beneficioso controlar el estrés con técnicas de relajación, aunque tiende a ayudar más a personas con diabetes tipo 2 que a personas con diabetes tipo 1. Y es que el estrés impide que el organismo libere insulina en personas con diabetes tipo 2, por lo que reducir el estrés puede ser más útil para dichas personas. Algunas personas con diabetes tipo 2 también pueden ser más sensibles a algunas hormonas del estrés. Relajarse puede ayudar al reducir esa sensibilidad.

Hay muchas estrategias que pueden ayudar a relajarnos:

Ejercicios de respiración
Siéntate o échate sin cruzar las piernas o brazos. Respira profundamente. Luego exhala la mayor cantidad posible de aire. Vuelve a inhalar y exhalar, esta vez relajando los músculos a propósito mientras exhalas. Sigue respirando y relajándote durante sesiones de entre 5 y 20 minutos. Haz ejercicios de respiración por lo menos una vez al día.

Terapia de relajación progresiva
Con esta técnica, que puedes aprender en una clínica o a partir de una grabación de audio o de vídeo, se aprietan los músculos y luego se relajan.

Actividad física
Otra manera de hacer que el cuerpo se relaje es hacer una gran variedad de movimientos. Tres maneras de relajarse
con movimientos es hacer círculos con las partes del cuerpo, estirarlas y sacudirlas. Para que este ejercicio sea más
divertido, muévete con música.

Remplazar pensamientos negativos por positivos
Cada vez que notes un pensamiento negativo, piensan a propósito en algo que hace que te sientas feliz u orgulloso.
O memoriza un poema, oración o cita y úsala para remplazar el pensamiento negativo.

Grupos de amigos, familia y asociación de pacientes
Para reducir los aspectos estresantes de la vida con diabetes, es bueno contar con una red de apoyo: en la familia, en las amistades y en la asociación de pacientes. La vida social es fundamental. Es bueno aprender de los consejos de otras personas para enfrentar los problemas. Por supuesto, la adherencia la tratamiento y un estilo de vida saludable, van a ser de gran ayuda. A veces puede ser necesaria la ayuda de un psicólogo.

Hipertensión y diabetes

Las personas con diabetes son propensas a padecer, al mismo tiempo, otras enfermedades. Un ejemplo es la hipertensión arterial, una patología con gran prevalencia entre las personas con diabetes tipo 2. Así, aproximadamente la mitad de estos pacientes también son hipertensos. El gran problema es que existe un alto número de personas que no lo saben o que, aún sabiéndolo, no tienen controlada la hipertensión, algo problemático en pacientes con diabetes, por multiplicar el riesgo cardiovascular

 

Para las personas con diabetes, es de gran importancia realizar autocontroles de la tensión arterial. A día de hoy, las
enfermedades cardiovasculares son la principal complicación de la diabetes y son responsables de más del 50% de las muertes. El elevado riesgo cardiovascular es consecuencia, por un lado, de la aparición de ciertas complicaciones microvasculares, como nefropatía (deterioro de la función renal), neuropatía (dolor por trastorno de las fibras nerviosas) o retinopatía diabética (trastornos en la visión). Y no nos podemos olvidar de complicaciones
macrovasculares, como cardiopatías (problemas de corazón) o pie diabético (úlceras en el pie). Para prevenir o reducir la aparición de estas complicaciones, así como la mortalidad, es importante que las personas con esta patología se realicen autocontroles rutinarios de la presión arterial y que tengan una correcta adherencia al tratamiento antihipertensivo, además del antidiabético.

Recomendaciones para el control de la hipertensión arterial

En cuanto a cuáles son las nuevas recomendaciones para el control de la hipertensión arterial en personas con diabetes, la Sociedad Europea de Cardiología, junto con la Sociedad Europea de Hipertensión, publicaron en el año
2018 un nuevo documento respecto al manejo de la hipertensión arterial. En este texto incluyeron un apartado específico sobre diabetes. Entre las recomendaciones se encuentra que, en pacientes con esta afección, cuando los valores de tensión arterial superan 140/90 mmHg (milímetros de mercurio) de manera continuada, además de recomendar un estilo de vida saludable, se debe iniciar un tratamiento farmacológico, siempre bajo prescripción médica y de manera individualizada.

Este tratamiento debe incluir la combinación de dos medicamentos: un fármaco perteneciente al grupo de los denominados IECAS (como Enalapril, Ramipril o cualquier medicamento antihipertensivo acabado en –il) o ARAII (como Losartán, Valsartán o cualquier medicamento antihipertensivo acabado en – an), y un diurético tiazidico (como hidroclorotiazida, entre otros). La excepción: en personas con diabetes e insuficiencia renal avanzada, en
las que el uso del diurético tiazídico es poco efectivo. En cualquier caso, es el médico quien debe decidir el tratamiento, según la información disponible del paciente, por lo que puede variar en función de otras patologías presentes.

Otra novedad es el objetivo de tratamiento. Si bien deben ser individualizados, de manera general en personas menores de 65 años de edad, los valores medios deberán ser menores a 130/80 mmHg. Mientras que en mayores de 65 años, la presión alta puede oscilar entre 130 y 139 mmHg, ya que cada vez es más evidente la necesidad de controlar adecuadamente la presión arterial para evitar el daño cardiovascular.

Pero, ¿qué condiciones se deben tener en cuenta para medir la tensión arterial? En la práctica, se constata la conveniencia de tomar las medidas en el propio domicilio de la persona en un ambiente tranquilo y confortable, ya que se evita el nerviosismo y la subida de presión arterial que a veces se da en la consulta.

Tensiómetros validados clínicamente

Existen numerosos tensiómetros en el mercado. Pero, lamentablemente, la mayoría no están validados y, por lo tanto, no pueden garantizar la precisión de sus medidas. Por lo tanto, esta medida se deberá realizar con un aparato calibrado y validado clínicamente. Es decir, con aparatos que cuenten con un sello de garantía de calidad. La elección de un brazo también es otro aspecto importante a tener en cuenta. Se deberá hacer la medición en el brazo que mayor tensión arterial tenga de los dos. Si no sabes cuál es, haz la medición en ambos brazos la primera vez, y utiliza en las siguientes mediciones el que mayor valor te haya dado
anteriormente.

Por último, cabe recordar que, en caso de duda, se debe consultar con el farmacéutico
más cercano.