portada numero 53 diabetesfede

DiabetesFEDE 53

SUSCRIPCIONES
Para recibir información y suscribirse a la revista Diabetesfede póngase en contacto con: suscripciones@diabetesfede.com o al teléfono 91 440 12 47. Suscripción anual 6 revistas: 15€ (consultar tarifa especial para asociaciones)

III Edición de los Premios FEDE – Mercedes Sánchez Benito

En el acto de celebración del DMD, FEDE hizo entrega de los galardones de la III Edición de los Premios FEDE – Mercedes Sánchez Benito. Estos premios reconocen la labor de las asociaciones de diabetes que son miembros de LA FEDERACIÓN.

Los Premios FEDE – Mercedes Sánchez Benito nacieron en 2015 para poner en valor el trabajo de las asociaciones y para homenajear la dedicada entrega al asociacionismo de Mercedes Sánchez Benito. Sánchez Benito, que falleció aquel año, había sido desde 2003 presidenta de la Asociación Provincial de Diabéticos de Alicante.

Estos galardones constan de cuatro categorías generales: Salud y Calidad de Vida, Deporte y Actividad Física, Proyectos de Adherencia, y Nuevas Tecnologías e Innovación. Asimismo, esta es la primera edición de los premios en que se entrega una Mención Honorífica.

Los proyectos ganadores fueron los siguientes: en Salud y Calidad de Vida, obtuvo el premio la Escuela de Diabetes, dirigida a padres con niños con diabetes (Camp de Morvedre); en Deporte y Actividad Física, se llevó el galardón la II Caminata para Fomentar el Deporte, uno de los pilares del tratamiento de la diabetes (Móstoles); en Proyectos de Adherencia, ganó el II encuentro Rural de personas con diabetes, centrado en el intercambio de experiencias del colectivo (Zaragoza); y en Nuevas Tecnologías e Innovación, logró el premio el Proyecto de Prevención y Concienciación sobre Diabetes en la Radio, a través de la
que se impulsa la información y la formación divulgativa sobre la diabetes (Orense).

En total, se recibieron 50 candidaturas de 33 asociaciones y federaciones de personas con diabetes, que fueron analizadas por un jurado compuesto por profesionales de la Sanidad, el Derecho, el Periodismo y el Asociacionismo. El jurado resaltó que “lo que ha destacado en todas ellas ha sido la corresponsabilidad de las asociaciones de pacientes para con la salud”. Y es que en cada proyecto está presente la importancia de la adherencia al tratamiento y la implicación del propio paciente para con su patología.

El colofón fue la entrega de dos reconocimientos especiales. Por un lado, a la doctora Raquel Barrio, pediatra endocrinóloga y vicepresidenta de la Sociedad Española de Diabetes (SED), a quien se entregó la Mención Honorífica. Y, por otro lado, al doctor José Antonio Vázquez, Relaciones Institucionales de Diabéticos Asociados Riojanos (DAR), a quién se otorgó la Mención Especial de FEDE.

El beneficio del coaching deportivo

Los expertos en coaching deportivo facilitan que las personas que quieran hacer deporte hallen la respuesta a la pregunta “para qué”. En el mundo de la diabetes, esta disciplina puede tener una gran contribución.

N-Acción es una escuela de formación en coaching e inteligencia emocional. Una de sus fundadoras, Elena Fernández, tiene
diabetes y colabora con FEDE. Así, por ejemplo, escribe desde estas mismas páginas sobre la faceta psicológica de la patología.
El coaching deportivo es de alto interés para el colectivo de pacientes, sobre todo teniendo en cuenta la gran importancia
del deporte para tener la diabetes bajo control, y sabiendo también que lo que más falla es la motivación para hacer actividad física. Este tipo de coaching no tiene nada que ver con las pautas de entrenamiento o actividad física que fija un entrenador. Un coach te da las herramientas y te motiva para comprometerte con el ejercicio físico. “No somos entrenadores”, afirma Aarón Jiménez, experto en psicología y coaching deportivo que forma parte del equipo de N-Acción.

“las personas con diabetes, como el resto de personas, tienen creencias limitantes. Tenemos miedo a lo desconocido. Si nos estamos mentalizando para hacer deporte, puede ser que nos asuste no saber cómo va a reaccionar nuestro cuerpo. Ese miedo es lo que impide que nos pongamos en marcha”. “¿Qué falla?”, le preguntamos a Jiménez. “Debemos tomar conciencia. E
intentar averiguar qué actividad física nos gusta. Si no nos gusta correr, podemos probar otra cosa. ¿Por qué no baile de salón? Si vas al gimnasio y haces pesas y bicicleta, y esas prácticas.

no te convencen, ¿has probado a ir a la piscina? Para saber lo que nos gusta, tenemos que probar”. Si una actividad nos gusta, nos motivará. Y, a partir de ahí, ya podemos diseñar un plan de acción.

Para qué

El por qué una persona con diabetes hace deporte es una cuestión clave. “¿Qué motivo me empuja a hacer actividad física? La respuesta puede ser ‘el médico me lo ha dicho’ o ‘me gusta’”. Pero, según Aarón Jiménez, la pregunta más importante es el “para qué”. “Es parecida a la pregunta del por qué, pero genera más introspección. ‘Qué busco de verdad, y para qué’. Ante esta
pregunta, es bueno tomar conciencia de que lo que perseguimos es que nuestra salud mejore”. Un coach deportivo tiene una parcela limitada de actuación. Su propósito es hacer que la persona piense, que se oriente a los objetivos que se quieren cumplir. Una persona puede desear hacer deporte, pero no sabe cómo ponerse en marcha. “Se trata de ayudar a la persona a reflexionar y a ganar confianza”.

¿Cómo funciona un proceso de coaching?

Cada persona es distinta, así que cada proceso de coaching es diferente. Se articula en una serie de sesiones (unas ocho), que se pueden celebrar en una sala o frente a un café, y no hay un esquema fijo sobre cómo orientar este diálogo. “Hay personas cuyas percepciones y sentimientos hay que ir pelando como si se tratase de una cebolla, y otras personas te responden enseguida a la pregunta que estás planteando”.

Uno de los conceptos clave es el miedo al futuro. “Muchas personas se paralizan por el miedo a lo que pueda pasar, y deben tomar conciencia de que precisamente se tienen que poner en acción para asegurarse de que las cosas salgan bien en el día de mañana”.

N-Acción es dinámica en el ámbito del coaching. A destacar que organiza un máster de coaching general con 20 alumnos, para cuyas prácticas se buscan a personas, unas 80 al año, que deseen ayuda de forma gratuita. “Es una actividad con muchísimo éxito y, el que quiera, está invitado a unirse”.

Los dulces sin azúcares

Uno de los aspectos fundamentales en la dieta de las personas con diabetes es el control del consumo de azúcares. Si gusta lo dulce, existen alternativas para las personas con diabetes.

Tenemos una preferencia innata por el sabor dulce. No obstante, consumir altos niveles de azúcar puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes, caries bucodental y otras enfermedades crónicas. Es por ello que las autoridades sanitarias sugieren limitar el consumo de azúcares libres de los alimentos y de las bebidas.

Azúcares libres

Las personas con diabetes deben controlar el consumo de azúcares proveniente de la alimentación con el fin de evitar descompensaciones con la insulina. Sin embargo, cabe destacar que no todos los azúcares son iguales. Por ejemplo, a pesar de que la fruta fresca aporta azúcares, cuando los expertos hablan de “limitar el aporte de azúcar” se refieren a los azúcares que se añaden a los alimentos para su preparación y consumo, y a los naturalmente presentes en la miel, jarabes, siropes… Este tipo de azúcares se denominan azúcares libres. Entre los alimentos que habitualmente contienen este tipo de azúcares, están las bebidas azucaradas, pastelería, bollería, cereales de desayuno, etc.

Esto quiere decir que las personas con diabetes deben controlar este tipo de azúcares generalmente añadidos a los alimentos
y bebidas. Y no deben temer consumir frutas frescas en las cantidades adecuadas, que son de al menos tres raciones al día, en el marco de una alimentación saludable y ajustada al control de la diabetes.

Consumo de edulcorantes de bajo poder calórico y riesgos

Actualmente existe una gran oferta de productos que tienen un sabor dulce sin aportar azúcares (ni calorías). Estos productos
se llaman edulcorantes acalóricos o de bajo poder calórico y son, por ejemplo, la sacarina, el xilitol, el ciclamato, el aspartamo, el acesulfamo K, la sucralosa o la estevia.

A pesar de que son productos con muy mala fama, las autoridades sanitarias consideran que son edulcorantes seguros y, por tanto, el consumo de alimentos que los contienen no debería estar desaconsejado o suponer un riesgo para la salud si se consumen en el marco de una alimentación saludable. No obstante, las personas con fenilcetonuria no pueden consumir aspartamo, porque su organismo no es capaz de descomponer la fenilalanina, un aminoácido esencial que se encuentra en su composición.

Por otro lado, el consumo excesivo de algunos polioles o azúcares alcoholes, como el sorbitol o el xilitol, puede provocar efecto
laxante y flatulencias. De ahí que estos productos adviertan de esta posibilidad y limiten el consumo a una dosis determinada.
Edulcorantes acalóricos y salud

Organizaciones como la Asociación de Diabetes Americana y la Asociación del Reino Unido, señalan que los productos
endulzados con edulcorantes acalóricos pueden ayudar a satisfacer los deseos de sabor dulce, sin poner en peligro los
niveles de glucosa en sangre en las personas con diabetes. No obstante, es importante tener en cuenta que, por si solos,
no son una solución. Así que, para regular los niveles de glucosa, es importante seguir un estilo de vida saludable, es decir, seguir una alimentación sana y practicar actividad física regular. Por tanto, los edulcorantes acalóricos son una opción para
poder disfrutar de sabores dulces, sin que ello ocasione incrementos de los niveles de glucosa en sangre. Pero no son
ni el pilar ni la base del tratamiento de la diabetes.

¡No te confundas!

Si apetece el sabor dulce y se tiene diabetes, es preferible optar por productos con edulcorantes acalóricos o bajos en
calorías, que otros con azúcares libres. Sin embargo, en las etiquetas de los productos, los azúcares libres pueden aparecer
con muchas denominaciones como, por ejemplo, sacarosa, glucosa, fructosa, melaza, jarabe, etc. Cabe destacar que el consumo de estos azúcares puede suponer un incremento en los niveles de glucosa en sangre. Claro está que, dependiendo de la cantidad en la que está presente en el producto, la cantidad de producto que se consuma, de si se consume solo o en el marco de una comida, este incremento puede ser más o menos significativo. Pero, en cualquier caso, si se buscan productos sin azúcares añadidos, se debe revisar que en el listado de ingredientes no aparezca ninguno de los ingredientes que se citan a continuación.

  • Azúcar avainillado
  • Azúcar blanco
  • Azúcar invertido
  • Caramelo
  • Dextrosa
  • Fructosa
  • Glucosa
  • Jarabes (de arroz, de maíz, etc.)
  • Jugo de caña
  • Maltosa
  • Melaza
  • Miel, Crumiel
  • Polen
  • Sacarosa
  • Siropes (de arce, de agave, de arroz, etc.)