Proteína y diabetes

La diabetes se da cuando el azúcar se acumula en la sangre y no llega de manera correcta a los músculos, por la deficiencia de insulina. Un estudio de la Universidad de Newcastle en Reino Unido ha demostrado que ingerir proteína antes de comer, reduce la velocidad a la que el azúcar pasa a la sangre en las personas con diabetes tipo 2. Concretamente, se ha descubierto que beber una pequeña cantidad de proteína de suero de leche antes de hacer la comida principal, ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre.

Los participantes, que fueron monitoreados durante la semana en la que se sometieron al estudio, mostraron unos niveles de azúcar mucho más estables durante ese periodo de tiempo, con la mínima ingesta de 15 gramos de proteína en 10 minutos. Paralelamente, continuaron con su tratamiento, además de seguir con el estilo de vida saludable que llevaban, y que resulta clave para la gestión de la patología.

En relación a la diabetes, las proteínas no solo trabajan disminuyendo la velocidad con la que el azúcar llega a la sangre, sino que, además, estimulan unas hormonas que controlan la glucosa, mejorando su funcionamiento.

Esta investigación deja clara, una vez más, la necesidad de llevar una dieta adecuada, que permita llevar un control correcto de la diabetes.