Probióticos, obesidad y diabetes

El ritmo de vida actual, el sedentarismo, el consumo de comida rápida y los malos hábitos, en general, son unos factores de riesgo para el desarrollo de algunas enfermedades, como lo son el sobrepeso y la obesidad, cuya incidencia en la población adulta es del 38’5% y del 14’5%, respectivamente. Además, estas afecciones suelen derivar en otras patologías, como la diabetes. De hecho, el 80% de las personas obesas, padece diabetes.

Conscientes de la necesidad de crear nuevas vías para controlar estos problemas de salud pública y las enfermedades inflamatorias y metabólicas (como lo son la obesidad y la diabetes tipo 2), los investigadores de la Universitat Rovira y Virgili, y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM), han descubierto que, disminuyendo los niveles de succinato de la sangre con unos probióticos específicos, estas patologías mejoran y reducen su riesgo.

El succinato es un metabolito que producen las células y las bacterias intestinales, y que se eleva a unos niveles demasiado altos en las personas con enfermedades inflamatorias. Vigilando y estabilizando los niveles de este metabolito, se reducirían los riesgos que acarrean la obesidad y la diabetes.

El desarrollo y una mayor disposición de probióticos basados en la disminución del succinato, por tanto, permitiría tener un tratamiento para llevar un buen control de la diabetes, cuando se da junto con afecciones como la obesidad.