por qué no se debe comer rápido

Por qué no se debe comer rápido

Comer rápido, en menos de 20 minutos, puede aumentar el riesgo cardiovascular, ya que favorece un incremento de los niveles de triglicéridos y glucosa en sangre. Esto se debe a que esta costumbre “puede contribuir a que las sensaciones de saciedad lleguen de forma tardía a nuestro cerebro, lo que hace que la persona continúe comiendo a pesar de haber cubierto sus requerimientos nutricionales y energéticos”, según Indira Paz, investigadora del Ciber de Obesidad y Nutrición (CiberOBN).

De hecho, un reciente estudio de este centro de investigación ha puesto de manifiesto que aquellas personas que comen en menos de 20 minutos tienen hasta un 59% más de riesgo de tener los triglicéridos elevados. Por lo tanto, es importante escuchar a los expertos, que aconsejan dedicar, por lo menos, 30 minutos a la comida, a lo que Francisco Botella, vocal de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), añade la recomendación de “elegir alimentos con un índice glucémico bajo, que se absorben más lentamente y elevan menos los niveles de triglicéridos después de las comidas».

Para más información, consulta: “Comer en menos de 20 minutos aumenta el riesgo cardiovascular” (La Razón).