Medicamentos y diabetes: Precaución en verano

Durante las olas de calor hay que prestar especial atención a algunos medicamentos que podrían alterar la hidratación del paciente. Determinados tratamientos para la hipertensión pueden agravar la deshidratación, mientras que otros como el diazepam o el bromazepan pueden causar hipertermias y, como consecuencia, desórdenes durante el descanso nocturno. Tampoco hay que olvidarse de que la aspirina o el ibuprofeno pueden alterar las funciones renales y, a consecuencia de esto, aumentar la temperatura corporal.

Para prevenir posibles problemas, los profesionales recomiendan beber un vaso de agua cada 15-20 minutos, procurar dormir en lugares frescos, hacer comidas ligeras y frescas y evitar la cafeína, y el alcohol.

Desde FEDE, se recomienda a las personas con diabetes que estén bajo tratamiento farmacológico que consulten a su médico para evitar complicaciones de salud durante las olas de calor y, que para más información, consultad aquí: ‘Medicamentos y ola de calor: ¿a cuáles hay que prestarles más atención?