Inercia terapéutica en diabetes

Los especialistas del Grupo Clínico y Traslacional en Diabetes (CTD) han analizado las principales causas de la inercia terapéutica, así como el impacto cardio-renal de los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (isglt-2), durante una reunión en Madrid.

La doctora Flora López Simarro, médico de Familia del CAP Martorell, ha asegurado que “el tiempo que se espera para intensificar los tratamientos es excesivo, por lo que los pacientes permanecen expuestos a cifras elevadas de glucemia durante periodos de tiempo largos, incluso varios años”. Ante esto, ha comentado también que el control de las personas con diabetes “está lejos de las recomendaciones de las guías de práctica clínica”.

Este retraso en los tratamientos se debe a “la inercia clínica y a algunos de sus determinantes”, tal y como ha afirmado la doctora López Simarro. La investigadora también ha querido apuntar a que uno de los problemas es que “en la actualidad, disponemos de nueve familias de fármacos comercializados y cada una tiene varias moléculas. En principio, es una ventaja, pero dificulta la labor del profesional sanitario a la hora de elegir un medicamento”.

Ante esta problemática de los tiempos de espera de los tratamientos para personas con diabetes, se ha consensuado que los registros de monitorización continua permiten conocer los índices de glucosa en sangre durante todo el día, por lo que benefician al paciente y al profesional a la hora de tomar decisiones sobre su tratamiento.

Con respecto a los beneficios de los inhibidores isglt-2 en pacientes con diabetes, uno de los especialistas ha asegurado que tiene “beneficios cardiovasculares muy significativos para todos los pacientes de alto riesgo”.

Si quieres saber más, lee el artículo completo aquí.