Enfermedad renal crónica y diabetes

El buen control de la diabetes tipo 2 es clave para la prevención de complicaciones como la enfermedad renal crónica (ERC), que afecta aproximadamente a más del 20% de las personas mayores de 60 años y al 10% de la población adulta en España.

Los expertos señalan que la prevención y el control de la tensión arterial y la diabetes tipo 2 ayudan a evitar la progresión de la ERC, recordando también la importancia de la detección precoz en consulta.

Algunos de los síntomas de la ERC podrían ser hinchazón de pies, tobillos, manos u ojos, pérdida del apetito, fatiga, dificultad de concentración, mayor necesidad de orinar, náuseas, picazón o presión arterial alterada.

Lee el artículo completo aquí.