Diabetes y sostenibilidad de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea y su importancia en la salud para las personas con diabetes, y para las que no conviven con la patología, va más allá de la alimentación. Muchos expertos coinciden en que es un factor cultural, un modo de vida y un patrón de conducta que, además, aporta sostenibilidad al medioambiente.

“La dieta mediterránea ha sido calificada como la mejor del mundo para comer sano y para las personas con diabetes porque es muy fácil de seguir. Se ha comprobado que reduce el riesgo de mortalidad”, ha afirmado el Dr. Lluis Serra, durante unas jornadas celebradas recientemente para dar a conocer los beneficios de la dieta mediterránea y el zumo de naranja en el día a día de las personas.

Durante el evento, la Dr. María Dolores del Castillo Bilbao, investigadora científica del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (UAM-CSIC) y doctora en Ciencias y Tecnología de los Alimentos, también ha destacado que, para conseguir llevar una dieta mediterránea, es muy importante “no consumir productos con azúcares añadidos” y sustituirlos por los que sí contienen gran cantidad de nutrientes y macronutrientes.

Sobre la controversia que existe en torno al consumo de los zumos de frutas, como por ejemplo el de naranja, los distintos expertos han señalado que lo conveniente es tomarlo “recién exprimido” y sin azúcar, para que el índice glucémico se mantenga estable.