Consejos saludables contra la demencia

Según un estudio llevado a cabo por la Academia Americana de Neurología, existe una serie de hábitos saludables que reducen el riesgo de demencia en pacientes con diabetes tipo 2. En la investigación analizaron a cerca de 170.000 personas con más de 60 años, con y sin diabetes, que tenían hábitos saludables como no fumar; consumir alcohol moderadamente; hacer al menos dos horas y media de ejercicio a la semana; dormir entre 7 y 9 horas diarias; llevar una dieta saludable, en la que se incluya fruta, verdura, cereales integrales y pescado, y se reduzca el consumo de cereales refinados y carnes procesadas y no procesadas; evitar el estilo de vida sedentario, y tener contacto social a menudo.

Finalmente, y tras estudiar a los sujetos durante 12 años, los resultados concluyeron que solo el 2’5% desarrollaron demencia, reduciéndose el riesgo cada vez más cuantos más hábitos saludables se llevaran a cabo. De este modo, por cada hábito saludable que se siguiera, se reducía hasta un 11% el riesgo de demencia; y siguiendo todas las recomendaciones, este riesgo era un 54% menor que las personas que seguían dos o menos.

Por otro lado, y más concretamente, las personas con diabetes que seguían dos o menos hábitos saludables, tenían hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar demencia que las personas que no tenían diabetes y que seguían todos los consejos. Eso sí, el riesgo de demencia no aumentó ni se vio reducido en función de la medicación que tomaran ni del control que realizaran de sus niveles de glucosa, dejando clara la importancia de llevar un estilo de vida saludable para reducir los riesgos y las complicaciones para el bienestar, se tenga o no diabetes.