Alimentación y cambios en el cerebro

Alimentación y cambios en el cerebro

Los alimentos que ingerimos pueden afectar al funcionamiento de los genes de nuestro cerebro, según un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Esta conclusión ha sido demostrada a partir de un experimento con roedores, a los que se suministró una dieta rica en energía, también denominada como “obesógena”, por su potencial impacto sobre el peso de los animales. Esto permitió descubrir que este tipo de alimentación favorece cambios en la expresión de los genes del cerebro, que se relacionan con alteraciones físicas y del comportamiento en los ratones.

Este estudio, que ha sido publicado en la revista eNeuro, ha sido de utilidad para analizar por qué las dietas ricas en energía fomentan conductas impulsivas, que favorecen el sobrepeso y la obesidad, problemas de salud que están aumentando en todo el mundo, tanto en jóvenes como en adultos. Además, se relacionan directamente con el incremento de casos de diabetes tipo 2, lo    que hace aún más importante, si cabe, el desarrollo de este tipo de investigaciones.

Para más información, consulta: “La alimentación puede alterar el cerebro” (Heraldo).