Un año al pie del cañón

Termina el año 2019 y, con él, toda una década. Podría escribir un ensayo entero sobre lo que han supuesto estos últimos diez años para la diabetes en España, pero me voy a centrar en señalar lo que, entre todos, hemos conseguido recientemente, y lo que queda por hacer; eso en lo que, en estos momentos, estamos completamente inmersos, eso que esperamos que se haga realidad.

No podía empezar de otra forma esta última entrada del blog del año, el primer año completo con un gran avance social: conseguir que las personas con diabetes puedan optar a determinadas oposiciones públicas, gracias a la actualización de los cuadros médicos de exclusión. Poco a poco, la mayoría de estas oposiciones están eliminando la diabetes como causa para no poder acceder a las mismas. Aunque aún tenemos un gran reto por delante: conseguir lo mismo tanto a nivel municipal y autonómico.

Es por ello que, uno de mis mayores deseos para este 2020, es que, dentro de un año pueda escribir de la misma manera que lo estoy ahora sobre la Campaña de Educación Diabetológica que tenemos en marcha, en la Federación Española de Diabetes (FEDE), puesto eso significaría que hemos conseguido garantizar la implantación de una formación a personas con diabetes y a sus familiares de forma individualizada, profesionalizada y continua en el tiempo, con todos los beneficios que eso conllevaría, tal y como os contaba en el anterior blog. De momento, tenemos en marcha una recogida de firmas que haremos llegar a las administraciones públicas, para que, así, consigamos nuestro objetivo: mejorar notablemente la calidad de vida de las personas con diabetes.

Pero en estos próximos meses no nos vamos a olvidar de la financiación del sistema flash en adultos y de los sistemas de monitorización continua para todas las edades, cuestiones de suma importancia, y que avanzan de forma lenta y desigual, según la Comunidad Autónoma de la que hablemos, y que vamos a continuar reclamando a todas las administraciones.

La senda que nos ha marcado 2019, en cuanto a los grandes retos que tenemos por delante, esos de los que tanto hablamos en el III Congreso FEDE, celebrado en Toledo, la vamos a continuar en la próxima edición, el cual tendrá lugar en Valladolid, y en el que ya estamos trabajando día a día.

Por último, y no menos importante, quiero resaltar otro deseo que tengo desde hace un tiempo y que creo, si no me equivoco, comparto con gran parte de la sociedad española: tener un Gobierno conformado pronto. Porque, cuanto antes lo esté, antes podremos seguir, al pie del cañón, reclamando el cumplimiento de la Estrategia en Diabetes del Sistema Nacional de Salud (SNS), una pieza clave y fundamental para conseguir mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Con todo esto, sólo me quedaría, además de desearos unas muy Felices Fiestas, deciros que este 2020 vamos a seguir trabajando con la misma ilusión de siempre por y para todos vosotros.